Redes Sociales

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Comprar el libro

Portada Tú Eliges Lo Que Comes

Combatir el sobrepeso infantil

Decir que los niños tienen sobrepeso porque no se mueven es falso e injusto, y sin embargo es el mensaje que durante años están lanzando las autoridades político-sanitarias y la industria alimentaria. Lo que sucede es que no se mueven lo suficiente porque tienen sobrepeso. No es justo esperar que los niños soporten la poderosa atracción que ejercen los productos repletos de azúcar y grasas, publicitados por todos los medios por ávidos expertos, y que invaden literalmente el espacio público y privado. Por todo ello, en este libro describo las sutiles trampas psicológicas que la poderosa industria alimentaria emplea en su publicidad y cómo diseña las estrategias de muchos programas de prevención (con la interesada connivencia de las políticas sanitarias), del problema que ella misma ha contribuido a crear. Margaret Chan, directora de la OMS y Julio Basulto, un gran dietista , lo exponen claramente en el siguiente enlace.

Licencia Creative Commons

Web de interés sanitario

Portada Tú Eliges Lo Que Comes
Arriba
Tú eliges lo que comes / General  / ¿Bebés de 7 meses y comenzar con cosas raras envasadas? o cómo la IA es más cínica cada día

¿Bebés de 7 meses y comenzar con cosas raras envasadas? o cómo la IA es más cínica cada día

Recientemente, llegó a mi poder  procedente de Inglaterra,  una bolsita de «algo»envasado y teóricamente comestible,  con una cantidad ingente de información en las dos caras del típico envase de aluminio; tarde o temprano, tengo el firme convencimiento de que aterrizará por aquí y por eso publico esta entrada.
Me sorprendió que un bebé hurgara con interés en su interior,  y al leer los textos comprendí que estaba ante un producto novedoso lanzado para iniciar a los bebés a consumir simulacros de alimentos envasados al estilo clásico de patatas fritas, aperitivos salados y ganchitos, pero disfrazado de juguete saludable y comestible con capacidad de producir mejoras en el desarrollo neurológico, según reza en el envase. La madre manifestó al preguntarle ¿qué era eso? que estaba muy tranquila porque eran galletas orgánicas y especialmente diseñadas para bebés. Su composición no es, en este caso, tan desastrosa  como la de otros productos industriales, pero lo que no puedo aceptar es que se dirija a bebés de 7 meses en adelante, que aún no han podido conocer casi ningún alimento normal. No es ético, ni conveniente, ni saludable. Parafraseando a una vieja y polémica campaña sobre el preservativo, se podría afirmar que «comer es divertido, pero no es un juego» y lo que realza el marketing de estos círculos coloreados , es que el bebé asocie su producto con juego y recompensa ( ¿ les suena ? fast-food y happy meal, kinder y regalos, phoskitos y juguetes… ).

Es increíble la capacidad de manipular  las nuevas tendencias en alimentación infantil a cargo de la industria alimentaria. Mientras los dietistas, los pediatras y las familias estamos intentando frenar, detener, parar, revertir y  aminorar las terribles cifras de sobrepeso infantil, ya desde los primeros meses de vida, los avezados fabricantes de «cosas» que la industria denomina comida, pero en realidad son productos muy transformados y procesados , nada saludables,  nos intentan colar un gol con una jerga muy atrayente , intentando convencernos de que no hay nada mejor en este mundo, para que nuestro bebé ( a partir de los 7 meses) experimente, juegue y se divierta con «algo» parecido a comida coloreada ( con concentrados de jugo) y procesada.  No hay nada malo en que el bebé juegue, experimente y se divierta con comida ( es la base del Baby Led Weaning) pero el problema es que la industria quiere ocupar el sitio de un calabacín  cocidito, una patata hervida, un macarrón, o un plátano bien maduro, con unas extrañas galletas de arroz rodeándolas de un marketing estudiado al máximo para convencer a la madre o padre de turno de que estas galletas le ayudarán a desarrollarse mejor. Hablan de comida orgánica,  como si existiera la comida inorgánica  ( lo último es que le dieran pedruscos para comer) .
El «Baby Led Weaning» es una lógica y natural tendencia que se está imponiendo en el mundo de la nutrición infantil ya que se trata de considerar al bebé -de más de 6-8 meses-   director y coprotagonista  del inicio de la alimentación complementaria ( complementaria a la lactancia materna, que debe seguir todo el segundo semestre como la fuente primordial de energía del bebé).  Por si algún lector tiene alguna dificultad con la lengua de Shakespeare, le pongo una traducción libre del texto (cuadro azul) que figura en la foto de la derecha.

«Su bebé está aprendiendo y explorando constantemente el mundo que le rodea, y la comida puede formar parte de él. Hemos creado una gama de «Finger Foods» para dedos finos y bocas pequeñas, que  ayudarán a su pequeño a desarrollar una buena coordinación ojo-mano, jugando mientras las mordisquean y  aprendiendo a conocer diferentes formas , sabores y texturas; y  desde luego, son deliciosas. Explorar y aprender  con comida debe de ser  divertido :  ¿ por qué no jugar a adivinar con estas galletas?  Coge una galleta de arroz escondiéndola en una mano, mientras la otra mano permanece vacía, y pregunta a tu pequeño que adivine donde está. Si consigue acertar, el premio será la deliciosa galleta de arroz. Puedes hacer una variante de este juego, escondiendo  una galleta en una mano y dos en la otra; de esta manera, siempre tendrá premio. No te preocupes si se ensucia, solo tienes que disfrutar de compartir esta experiencia con tu bebé».


Tras la lectura atenta de este texto, llegamos a la conclusión de que toda la filosofía del BLW es literalmente copiada ( coger comida con la mano, experiencias, texturas, sabores, ensuciarse…) pero es adaptada y aplicada a un producto industrial que intenta condicionar desde la más tierna infancia sabores y colores extraños alejados de los sabores naturales de la comida normal, por más que nos intenten convencer de la bondad de su consumo y de que ayudará a mejorar el desarrollo psicomotor del bebé. El hecho de estar hechas con arroz integral y «pintadas» con jugo concentrado de arándanos y frambuesas no las convierte en alimento saludable, porque lo verdaderamente saludable es comer la fruta entera o chafada con el tenedor y comer el arroz calentito y recién guisado, con algún tropezón saludable (no duro para que no se asfixie la criatura),  compartiendo plato con los papis o con los abuelos.  La frase más acertada que contiene el envase , y pilar del BLW , es la siguiente :

«Cuando alimente a un niño, asegúrese por favor de que está bien sentado y es supervisado por un adulto, para evitar el riesgo de asfixia».


En el texto de la cara posterior , arriba y en la columna de la izquierda, proclaman con cinismo y autobombo que están luchando para enseñar a comer a los niños,  que no añaden nada innecesario  y que su compromiso es evitar la comida basura, deseando cambiar la industria alimentaria, de tal manera que  sus productos estén en guarderías, colegios y restaurantes. Todo porque quieren lo mejor para nosotros.  Vamos, que son los guardianes de nuestra salud y unos verdaderos santos.

Familias del mundo mundial: estáis avisadas…vuestros bebés no necesitan Organix finger foods. Necesitan  comer con vosotros comidas normales, sin sal, sin azúcar y comprobando, de manera paulatina, la adecuada tolerancia a los diferentes tipos de alimentos que solemos encontrar en nuestro mercado y que conforman nuestra cultura mediterránea.

Bon profit

No Comments

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.