Redes Sociales

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Comprar el libro

Portada Tú Eliges Lo Que Comes

Combatir el sobrepeso infantil

Decir que los niños tienen sobrepeso porque no se mueven es falso e injusto, y sin embargo es el mensaje que durante años están lanzando las autoridades político-sanitarias y la industria alimentaria. Lo que sucede es que no se mueven lo suficiente porque tienen sobrepeso. No es justo esperar que los niños soporten la poderosa atracción que ejercen los productos repletos de azúcar y grasas, publicitados por todos los medios por ávidos expertos, y que invaden literalmente el espacio público y privado. Por todo ello, en este libro describo las sutiles trampas psicológicas que la poderosa industria alimentaria emplea en su publicidad y cómo diseña las estrategias de muchos programas de prevención (con la interesada connivencia de las políticas sanitarias), del problema que ella misma ha contribuido a crear. Margaret Chan, directora de la OMS y Julio Basulto, un gran dietista , lo exponen claramente en el siguiente enlace.

Licencia Creative Commons

Web de interés sanitario

Portada Tú Eliges Lo Que Comes
Arriba
Tú eliges lo que comes / General  / Padres culpables de la muerte de su bebé. Se investiga ahora la actuación del homeópata.

Padres culpables de la muerte de su bebé. Se investiga ahora la actuación del homeópata.

 

Hoy mismo se ha conocido la sentencia firme  sobre el caso del bebé belga que murió por no recibir leche adaptada ( solo tomó leche materna 2 meses) ya que los padres diagnosticaron ellos mismos, sin haber visitado nunca un centro sanitario, intolerancia a la lactosa y, posteriormente, intolerancia al gluten; tampoco, lógicamente, había recibido vacuna alguna.  La imagen es de Pixabay y representa un bebé que duerme relajadamente pero la uso como imagen destacada para llamar la atención del lector.

Las causas de la muerte han sido una desnutrición crónica, que resultó fatal, combinada con un episodio de deshidratación, según se puede leer en la fuente original (periódico belga De Standard). La sección digital de el periódico El País ya me solicitó la elaboración de un artículo sobre este desgraciado caso cuando empezó el juicio hace unas semanas, texto que podéis leer aquí. En este otro enlace, de la publicación Eroski Consumer,  se amplían aspectos nutricionales del triste caso.

Los hechos sucedieron en 2014, cuando un 6 de Junio los padres acudieron, ante el mal estado del bebé, a un médico homeópata ubicado en Bilzen, a más de 100 Km de su domicilio en Beveren, teniendo buenos centros sanitarios  en las ciudades cercanas de Amberes, Gante o en la misma capital del país, Bruselas.  Ese trayecto puede durar casi dos horas, al tener que atravesar la ciudad de Amberes o su círculo periférico, en dirección a Bilzen.

El bebé murió una hora después de la visita al homeópata;  aunque este recomendó que acudieran a un hospital,  no llamó a ninguna ambulancia ni solicitó un traslado urgente, ya que los padres aún pararon en una farmacia para comprar el “remedio” homeopático que les habían recetado. Cuando llegaron al Hospital en la ciudad de Hasselt,  el bebé estaba muerto.

El tribunal tiene ahora serias dudas sobre la actuación del médico homeópata que descartó una situación grave de vida o muerte, ya que no activó ninguna ambulancia u otro medio medicalizado de transporte, además de haber prescrito “remedios” homeopáticos (no son verdaderos medicamentos aunque los fabricantes y los médicos que los recetan les llamen así) que fueron adquiridos por los padres en una farmacia cercana a la consulta del homeópata. Lo que al parecer, este, indicó a la familia es que acudieran  con su propio coche al hospital más cercano con premura, pero sin urgencia. No llegaron a tiempo.

Comento esta noticia porque los que me conocéis sabéis que pertenezco al grupo ARP-SAPC (sociedad para el avance del pensamiento crítico) colectivo de personas que luchamos contra las pseudociencias como la homeopatía (absurdamente defendida por la popular escritora Rosa Montero), el Reiki, la osteopatía, la bioneuroemoción, los movimientos antivacunas, etc.  En este desgraciado caso, la falta de confianza en el sistema médico (no existen la medicina integrativa, ni complementaria, ni alternativa, ni otros  rimbobantes  nombres que sus practicantes inventan) hizo que esa familia nunca visitara a un pediatra o a un médico de familia para recibir consejos, vacunas y otros servicios que todo europeo tiene derecho, de manera gratuita y universal. En Bélgica, las revisiones del niño y las vacunas corren a cargo de la organización ONE.

Su “absolutismo”  sanitario les llevó a diagnosticar trastornos nutricionales  sin concurso de profesional alguno y a ofrecer bebidas vegetales que son totalmente inadecuadas para bebés. En el colmo del rechazo a la medicina convencional cruzaron el país para buscar un médico homeópata cuya actuación en principio pareció correcta, pues derivó al niño a un hospital, pero el hecho de que muriera una hora más tarde y aun estuvieran perdiendo tiempo los padres comprando lo que el homeópata les recomendó, abre serias dudas acerca de la valoración de la gravedad que observó en el bebé; y eso es lo que ahora el fiscal investigará.

Las condenas han sido leves, 6 meses para cada progenitor, ya que el tribunal ha considerado que los propios acusados han tenido ya un severo castigo, al sufrir la pérdida de su amado hijo. Al parecer, el juez ha considerado que había épocas en las que parecía estar bien y los padres siempre pensaron que hacían lo mejor para su bebé. Además, estos padres tienen otros dos hijos que deben de cuidar; esperemos que ahora lo hagan adecuadamente,  sin pensar que son dioses o que estén más preparados que los profesionales sanitarios que con duros estudios y validaciones oficiales, desempeñan sus labores con ética, entrega y profesionalidad.

Hay que acallar, en este siglo XXI en el que casi todos usamos productos de alta tecnología (smartphones, coches híbridos, aviones, …),  a todos los charlatanes y gurús que pululan por las redes y medios audiovisuales (con la complicidad de  algunos periodistas y programadores de cadenas públicas y privadas, que ayudan de este modo a difundir mentiras y bulos peligrosos), timando, estafando y perjudicando seriamente la salud de muchas personas que están sufriendo cánceres o enfermedades diversas que la medicina no puede controlar o curar al 100%.

Tened confianza en vuestros profesionales, sean maestros, profesores de educación física, policías, enfermeros, médicos, dietistas…Han estudiado y han obtenido titulaciones oficiales que les capacitan para cuidar de vosotros. Sí, hay alguna ocasión en la que hay ovejas negras en el sistema y todos los colectivos las sufrimos, pero se les ve de lejos… y si os topáis con alguna, tenéis todo el derecho a cambiar de profesional. También es verdad que somos humanos y nos podemos equivocar algún día, pero aún así, deberemos de intentar que el error no sea grave, y siempre de manera no negligente. Y si véis titulaciones raras, con nombres largos, complicados y/o rimbobantes, es que son pseudociencias:  por ejemplo, la psiconeuroendocrinoinmunología, la bioneuroemoción, terapia del par biomagnético, osteopatía, etc. Aquí tenéis un buen listado: http://www.apetp.com/index.php/lista-de-terapias-pseudocientificas/

Por cierto, la Real Academia Nacional de Farmacia ha emitido un demoledor informe sobre la inutilidad y peligrosidad del uso de la homeopatía en nuestro país.  Es muy reciente también el desgraciado caso del niño de 7 años que murió por las complicaciones de una otitis que no fue tratada ya que solo recibió homeopatía. Si acudís a una farmacia o a un médico y os quieren recetar o vender homeopatía, mostrarles este informe y leed, sobre todo, la conclusión número 11,  aquí tenéis el enlace:

http://www.ranf.com/images/pdf/academicos/articulos/InformeHomeopatiaRANF.pdf

En esta escena que representa el conocido cuadro de El Bosco, La piedra de la locura, podemos comprobar cómo se las gastaban los curanderos y charlatanes de aquella época:

La Extracción de la piedra de la locura

En este enlace podéis leer los comentarios a la obra y la autora de la magnífica fotografía: https://www.flickr.com/photos/macrodosis/3985772646

Y aquí el cuadro original:

 

 

Hasta pronto.

 

Comentarios:

  • Jon Riolobo
    Junio 15, 2017en6:37 am

    me parece que poner atención solo a la homeopatía deja fuera a otras actividades igual o peor de peligrosas, yo observo que la “aromaterapia” es ahora mas popular que la homeopatia, pues cualquier persona dedicada a la venta de aromas ya diagnostica y receta con toda impunidad basados únicamente en folletos y mitos que encuentran a través de internet.

  • Beatriz Torres
    Junio 15, 2017en11:44 pm

    La osteopatía?? No sabía que fuese alternativa. Vamos,que no lo es. Se da de forma reglada y regulada en las universidades a fisioterapeutas,por ejemplo. Hay que tener cuidado y revisar los textos antes de publicarlos

  • Javier Santos
    Junio 16, 2017en10:31 am

    No deja de sorprender que un gobierno deje estas cosas tan en el aire. Que se permita que haya pseudociencias en las universidades o en centros sanitarios es delirante, y solo puede llevar a confusión, como muestra el comentario de Beatriz. No todo el mundo tiene capacidad y medios para investigar la realidad de estas cosas, o simplemente puede que no se te ocurra.
    Si encima luego llega el famoso de turno y suelta su gracieta, rabieta o comentario agudísimo defendiendo lo indefendible… apaga y vámonos.
    Y mira que a veces entiendo que en ocasiones los hospitales y los centros de salud están muy deshumanizados (repito, a veces, esto depende mucho de quien te toque, claro, y yo he tenido experiencias en ambos sentidos), y que eso le da fuerza a estas terapias que, como poco, disponen de tiempo para escuchar al paciente. Creo que eso les da mucha fuerza. Una pena que no se tomen medidas realmente eficaces.

    • carlos
      carlos
      Junio 16, 2017en10:07 pm

      Gracias, Javier por visitar el blog y hacer comentarios tan lúcidos y llenos de sentido común. Creo que durante los últimos 15 años, todos los que trabajamos en ciencias sanitarias, biológicas o químicas, hemos subvalorado a los charlatanes y hemos estado encerrados en nuestras torres de marfil. Las redes y la velocidad con que trasmite los datos y opiniones de cualquier persona que sepa construir un discurso aparentemente coherente y adornado con palabras científicas, han dado alas y voz a individuos muy peligrosos. No obstante, ya nos estamos organizando, y con el apoyo de entidades como la OMC y cientos de buenos profesionales que no se dejan llevar por cantos de sirenas, esto va a cambiar.

      Hasta que quieras. Un cordial saludo

Dejar un comentario