Redes Sociales

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Comprar el libro

Portada Tú Eliges Lo Que Comes

Combatir el sobrepeso infantil

Decir que los niños tienen sobrepeso porque no se mueven es falso e injusto, y sin embargo es el mensaje que durante años están lanzando las autoridades político-sanitarias y la industria alimentaria. Lo que sucede es que no se mueven lo suficiente porque tienen sobrepeso. No es justo esperar que los niños soporten la poderosa atracción que ejercen los productos repletos de azúcar y grasas, publicitados por todos los medios por ávidos expertos, y que invaden literalmente el espacio público y privado. Por todo ello, en este libro describo las sutiles trampas psicológicas que la poderosa industria alimentaria emplea en su publicidad y cómo diseña las estrategias de muchos programas de prevención (con la interesada connivencia de las políticas sanitarias), del problema que ella misma ha contribuido a crear. Margaret Chan, directora de la OMS y Julio Basulto, un gran dietista , lo exponen claramente en el siguiente enlace.

Licencia Creative Commons

Web de interés sanitario

Portada Tú Eliges Lo Que Comes
Arriba
Tú eliges lo que comes / General  / NIÑA DE 4 AÑOS AHOGADA EN ACTIVIDAD ACUÁTICA ESCOLAR

NIÑA DE 4 AÑOS AHOGADA EN ACTIVIDAD ACUÁTICA ESCOLAR

No me hubiera gustado tener que escribir este artículo, pero lo tengo que hacer por ser padre y pediatra, y porque creo que puede contribuir a evitar futuras muertes por ahogamiento de niños en el agua.
Todos sabéis ya que hace 2 días murió una niña de 4 años en una piscina municipal en Ripoll. Sus padres no estaban con ella porque era un día habitual de colegio y este había programado una actividad en la piscina municipal  para que la clase a la que pertenecía la niña aprendiera a nadar.
 
Los periódicos afirman que la relación de cuidadores y monitores era la legal. También podemos escuchar unas declaraciones del alcalde de Ripoll en las que expresa que “todos somos humanos y estas circunstancias a veces pasan”, como queriendo decir que fue un accidente y exculpar la clara negligencia que existió en uno, varios o todos los cuidadores/monitores implicados.
 
Faltan datos aún ya que hay iniciada una investigación, pero quiero escribir varias reflexiones al respecto:
 
1) El 86 % de niños (menores de 5 años) muertos ahogados en agua sucede en piscinas domésticas o de comunidades privadas; es decir, se producen en presencia de sus padres o familiares. Constituye la segunda causa de muerte infantil en Europa. En España, mueren por ahogamiento cada año de 20 a 30 niños.
 
2) La Asociación Española de Pediatría recomienda encarecidamente que los niños, en un entorno acuático, deben estar bajo la estrecha supervisión de adultos: se entiende por vigilancia activa, cuando la distancia al menor es inferior a la longitud del brazo del cuidador, es decir, el niño debe de estar siempre al alcance del cuidador. Es  sencillo deducir que en la práctica, para una eficaz prevención, la relación de cuidador/niño, en el agua, debe de ser de 1 a 1, sobre todo en niños pequeños. En este documento de la AEP hay un capítulo entero dedicado a la prevención de los  ahogamientos en niños en las páginas 56-61.
 
3) Los accidentes de este tipo son rápidos y silenciosos, y se producen en menos de 5 minutos, por lo que no se puede perder de vista ni un minuto a los niños pequeños mientras están en el agua.
 
4) Si sumamos los 5 profesores y los 4 monitores hacen un total de 9 personas responsables de los 27 niños que estaban en la actividad acuática. Si dividimos 27 entre 9, sale una relación de 3 niños por cuidador. En principio, no parece, una relación peligrosa y sería fácil de cumplir su misión con eficacia, pero en tierra: si hablamos de actividad acuática y,  teniendo en cuenta, como hemos dicho antes, que el 86 % de los niños menores de 5 años que mueren en el agua, sucede delante o “cerca” de sus padres, y teniendo en cuenta que en este caso la relación suele ser: 2 adultos por un niño, o un adulto por un niño o dos (no suele haber en la actualidad muchas familias con 3 niños pequeños), está muy claro que también es insuficiente la relación de 1 cuidador para 3 niños que “pululan” en el agua. Existe una norma que se denomina 10/20: mirar la piscina cada 10 segundos y llegar a ella en menos de 20, además de lo comentado en el punto 2.
 
¿Tenía cada cuidador/monitor asignados los 3 niños que debía mirar de manera atenta cada 10 segundos? ¿O se hacía un poco a “ojo”? ¿O tenía cada monitor asignada una zona, sin que constara el número de niños que debía de controlar? 
 
Como pediatra que ha tenido que reanimar niños ahogados varias veces en mi vida profesional (afortunadamente con éxito), he de afirmar que pienso que en la etapa preescolar no se deberían de realizar cursillos de natación, dentro de las actividades escolares. Si se ahogan delante de sus padres o familiares, porque sucede en segundos, cómo no va a haber accidentes con tantos niños juntos aunque haya una relación de 3 cuidadores por cada niño.
 
Este suceso es muy desgraciado, porque no solo se ahogó una niña sin que nadie de los presentes se enterara, sino que no se percataron de que faltaba hasta que no estuvieron en el vestuario, de donde se deduce que fallaron todos los sistemas de supervisión y se perdió un tiempo que podía haber sido vital para la reanimación. Si estaban los niños asignados de 3 en 3, como he dicho antes, a un profesional, tenemos un solo culpable. Si no había una asignación personal y la actividad se realizó  con más voluntad que profesionalidad,  la responsabilidad será múltiple, pero lo que está muy, muy claro, es que ha habido negligencia. Y  digo muy claro, porque parece, por lo que he ido leyendo y viendo en informativos, que al cumplir la legislación y estar 9 personas implicadas, la responsabilidad parece diluirse y se está atribuyendo el suceso a la fatalidad y a la mala suerte. No es así y espero que en los próximos días se estudien bien los hechos y se determine  la responsabilidad inherente.
 
Mi consejo particular: Por debajo de los 6 años, no debería de haber actividades escolares relacionadas con la natación sea en piscina o en el mar. Es demasiada responsabilidad para personas que no son los padres,  y, vuelvo a insistir, son segundos los que separan la vida de la muerte. Hace unos veranos, en la playa de San Feliu de Guíxols, en unas colonias de verano tuvo lugar un caso similar en la playa pero afortunadamente se actuó a tiempo y no hubo que lamentar ninguna vida.
 
Desde aquí ofrezco mi apoyo a los padres de la niña que estarán desolados. Ójala que nunca tengamos que hablar de un suceso similar.
Si queréis más información sobre el tema os aconsejo leer esta web de la OMS en la que hay acceso a informes en castellano sobre el tema del ahogamiento:
 
Tenéis más información en este artículo de la conocida pediatra Lucía Galán:

Comentarios:

  • Juan Carlos Hernández
    mayo 21, 2017en9:19 pm

    He leído atentamente su articulo y creo que es necesario puntualizar algunas cosas, respeto su opinión pero no es mas que una opinión de una persona que no conoce muy bien como funciona este tipo de actividades, me parece como mínimo un atrevimiento; igual que yo no puedo opinar de cuestiones relacionadas con la pediatría.

    Lo primero presentarme, soy profesor de salvamento y socorrismo y natación, desde hace varias décadas, siempre vinculado a la actividad acuática, como deportista en natación, waterpolo y socorrismo acuático y luego como profesional del socorrismo, coordinador y promotor y gestor de instalaciones acuáticas.

    En la seguridad acuática deben establecerse protocolos de seguridad de cualquier actividad. que aquí evidentemente no existen, pues de otra manera no se hubiera abandonado la instalación hacia los vestuarios sin comprobar el área acuática. La ley habla de la obligatoriedad de la presencia de socorrismo en las instalaciones, y aquí no se habla de que hubiera socorristas, de manera que si lo hubiera y hubiera echo su trabajo esto no hubiera ocurrido.

    Como profesional de la enseñanza no estoy de acuerdo con lo de no enseñar a los niños a nadar hasta los 6 años. Estamos rodeado de agua y de piscinas, cuanto antes aprendan a nadar mejor y ademas a la edad de los 6 años el aprendizaje es una actividad más difícil para los niños que resulta mas lenta e incluso resultar más traumatica. Recordar que se ahogan los niños que no saben nadar no los que no, por lo que decir que no hagan actividades acuáticas hasta los 6 años como mínimo atrevido de plantear, es lo mismo que decir que no se bañen por que estaremos hasta que tengan 6 años con el temor a que el niño se ahoge por caída accidental al agua.

    Ademas hay que ver que titulación y experiencia tienen los monitores que había, pues existen en internet numerosas titulaciones on line, sin practicas de los alumnos ante el vació legal de estas titulaciones y actividad, de hay que digan que la actividad cumplen con la normativa, por que la normativa no existe para esta actividad.

    Los profesores nunca entran a la piscina, acompañan a los niños, pero son los monitores los que hacen la actividad, los profesores están por la instalación esperando, en vestuarios, hall o gradas que en esta instalación no hay.

    En cualquier caso se debe esperar a que se hagan publicas las declaraciones para saber que ha pasado y no hacer juicio, aunque en este caso esta muy claro que haciendo las cosas como hay que hacerlas esto no hubiera pasado, no olvidemos que la niña habrá estado en el agua sin que nadie se diera cuenta un mínimo de 8 minutos.

    Acabar diciendo que no es la primera vez que se dan circunstancias de este tipo en cursos de natación, y sigue sin regularse la seguridad en las actividades acuáticas, remitiéndose al cumplimiento de disponer de socorrista como dice la normativa de piscinas.

  • Patricia Garcia Trillo
    mayo 21, 2017en10:11 pm

    Excelente articulo. Informacion util y precisa. Descanse en paz la criatura y animo a los padres que puede que todo quede como un suceso accidental y no se responsabilice a nadie y yo se lo frustrante que es eso…lo que ni puedo imaginar es el dolor de la perdida.

  • Escuela Segoviana de Socorrismo
    mayo 22, 2017en7:26 am

    Coincidimos plenamente con los argumentos que ha expresado Juan Carlos, e insistimos en que hay que distinguir entre la seguridad en las actividades acuáticas con niños y el hecho de que la exposición al medio acuático tiene un riesgo intrínseco que sólo es posible minimizar con la prevención y una supervisión adulta adecuada.
    Hay numerosos estudios que señalan que el aprendizaje de las actividades acuáticas (que no son sólo “natación”) son la manera más efectiva de prevenír el Ahogamiento infantil. Este aprendizaje se comienza en la bañera de casa con los niños desde los primeros meses y puede hacerlo cualquier padre con un pequeño entrenamiento. En cualquier caso, si los padres no pueden, o tienen esa posibilidad, existen numerosas clases de actividades acuáticas para bebés dirigidas por profesionales capacitados, que se realizan conjuntamente con niños y padres, que recomendamos encarecidamente, siempre comprobando que se trata de profesionales capacitados y formados para ello y que se realicen con todas las garantías de seguridad.
    Sin entrar a juzgar el caso concreto que ha dado lugar a esta entrada, insistir de nuevo en que cualquier actividad que implique niños y más en edad pre-escolar, debe de reunir una requisitos de seguridad absolutamente estrictos, sin que haya lugar para el “nunca pasa nada”. porque sí que pasa.
    El Ahogamiento infantil es posiblemente uno de los sucesos más trágicos que puede afrontar una familia. Según un estudio americano, más del 50% de las familias se rompen en un plazo de 5 años tras el ahogamiento de uno de los niños.
    Por último enlazar al contenido de prevención del ahogamiento infantil nuestra página web: https://t.co/fQ7k44lHco
    Muchas gracias.

  • Laura Pérez Martín
    mayo 22, 2017en7:30 am

    Agradezco a los profesionales que habéis escrito aquí ya que me habéis hecho reflexionar profundamente sobre el tema y voy a investigar en los enlaces y en Internet. Tengo una niña de 3 años y otro de 2 meses. Con ella íbamos a matronatación hasta que nos dijeron que a los 3 años los padres no podíamos entrar y ella no estaba dispuesta a ir sola. Y el curso que viene en su escuela todos los martes les van a llevar a natación con su clase. Así que me voy a informar bien sobre todo lo que se ha dicho para poder decidir. No puedo ni imaginar el dolor que deben sentir los padres de esa niña y sólo de pensarlo ser me saltan las lágrimas. Gracias por poner un granito de arena para que no vuelva a suceder.

  • Marisol
    mayo 25, 2017en9:52 pm

    Antes de este trágico suceso yo borré a mi hija de 3 años y medio de natación porque me pareció que un solo monitor era incapaz de vigilar a unos 10-12 niños de entre 3-5 años chapoteando, salpicando entre “churros” y flotadores, todos iguales con sus gorros. De hecho yo observaba a cierta distancia mientras hacia matronatación con la pequeña y me quedaba paralizada mientras el monitor les daba la espalda a los niños para hablar con un compañero durante un par de minutos. La guinda fue que mi hija llegó hasta los vestuarios sola dos veces. Se les escapó y no se dieron ni cuenta. Lamentable.

  • Ana Martinez
    junio 20, 2017en7:11 pm

    Me ha resultado muy interesante su artículo. A mi me ocurrió algo parecido. Creo q se frivoliza con este tipo de actividades. Soy madre de mellizos y muchas veces he comentado con mi marido esté hecho. Nunca nos hemos atrevido a ir uno solo con los dos a la piscina pq vemos por nuestra experiencia q es muy difícil garantizar su seguridad al 100% pq si atiendes a uno puedes dejar de la vista al otro breve tiempo pero lo suficiente para q ocurra un desastre,sepan o no nadar. Les apunte a un curso donde había un monitor para 8 o 10 niños. Los podíamos vigilar desde detrás de una cristalera. Efectivamente a la niña se le escapó el churro y se hundió en la piscina. El monitor estuvo atento,y la saco. Pero no les volvimos a llevar. El hecho de saber nadar no implica q puedas descuidar ni un segundo su vigilancia con estas edades,no lo veo tan útil. Cuando sean un poco mayores les enseñaremos pero siempre en nuestra presencia.

  • Ana Martinez
    junio 20, 2017en7:54 pm

    Pido disculpas porque no me he expresado bien. Es un hecho terrible y no puedo dejar de sufrir pensando en el dolor de los padres.
    Solo quería apoyar el hecho de q un monitor para 8_10 niños tan pequeños (mi experiencia) me hacía sentir q eso no era del todo segurol Pero no quería q me tacharan de sobreprotectora.

Dejar un comentario