Redes Sociales

Próximos Eventos

  1. Conferencia Clausura II Jornadas de Pediatría Balear de AP

    Mayo 13 @ 12:00 am - 1:30 pm

Comprar el libro

Portada Tú Eliges Lo Que Comes

Combatir el sobrepeso infantil

Decir que los niños tienen sobrepeso porque no se mueven es falso e injusto, y sin embargo es el mensaje que durante años están lanzando las autoridades político-sanitarias y la industria alimentaria. Lo que sucede es que no se mueven lo suficiente porque tienen sobrepeso. No es justo esperar que los niños soporten la poderosa atracción que ejercen los productos repletos de azúcar y grasas, publicitados por todos los medios por ávidos expertos, y que invaden literalmente el espacio público y privado. Por todo ello, en este libro describo las sutiles trampas psicológicas que la poderosa industria alimentaria emplea en su publicidad y cómo diseña las estrategias de muchos programas de prevención (con la interesada connivencia de las políticas sanitarias), del problema que ella misma ha contribuido a crear. Margaret Chan, directora de la OMS y Julio Basulto, un gran dietista , lo exponen claramente en el siguiente enlace.

Licencia Creative Commons

Web de interés sanitario

Portada Tú Eliges Lo Que Comes
Arriba
Tú eliges lo que comes / General  / A mi bebé no le gusta la fruta, ¿añado una galletita?

A mi bebé no le gusta la fruta, ¿añado una galletita?

 

Baby wird mit einem Lffel gefttert und mchte nicht essen

 

 

La fruta es una de los grupos de alimentos mejor valorados por todos los expertos en nutrición, algo que no hace falta apenas subrayar, pues  el mensaje de comer fruta y verdura como mínimo 5 veces al día ha calado hondo en nuestra sociedad (otra cosa bien distinta es que se cumpla, pero eso ya es otro tema).

Como pediatra con unos cuantos años de experiencia podría explicar muchas anécdotas sobre la introducción de la fruta en el lactante y las mil y una maneras, artimañas, rodeos, invenciones, trucos y juegos, que han ideado madres, abuelas, cuidadores y diseñadores, en el encomiable empeño de dar fruta a los bebés.

Fuente: : https://www.mysweetmuffin.com/item/Race-Car-Baby-Spoon-from-Germany/445/c27

Fuente:  https://www.mysweetmuffin.com/item/Race-Car-Baby-Spoon-from-Germany/445/c27

cuchara barcoFuente: http://www.lovethesign.es/productos/ninos/juegos/cuchara-barco

cuchara-infantil-con-forma-de-avion

Fuente: http://regalopedia.es/regalos-originales/cuchara-infantil-con-forma-de-avion

Desde el acoso por tierra (coche-cuchara), mar (barco-cuchara) y aire (avión-cuchara), a la recurrente adición de una (o varias) cucharaditas de harina azucarada o galleta maría (o la que el fabricante “especializado en comida infantil” ha “diseñado” para tu lindo bebé), son estrategias conocidas para intentar darle la famosa y tradicional papilla de 4 frutas (siempre las mismas: pera, manzana, plátano y naranja) finamente trituradas; afortunadamente ya no está tan de moda…y si en tu centro de salud te han dado una hojita que dice que le “introduzcas” la fruta así, puedes ponerla en el cubo de reciclaje de papel). Por cierto, el verbo introducir es adecuado para los supositorios, no para la comida: la comida se ofrece -y puede ser o no aceptada- pero no se introduce (algunas madres dicen: le engaño jugando…y así le meto la cuchara… ).

Pero…si la fruta es tan necesaria, buena, saludable, vitamínica y chupiguay, ¿por qué hay algunos bebés que quieren llevar la contraria y cierran la boca cuando observan que viene “algo” de color y olor indeterminado y estructura más bien amorfa? Pues porque los bebés no son tontos (aunque aún no sepan qué es eso de Media Markt) y saben que la fruta, aunque tiene vitaminas, también lleva mucha agua, nada de grasa (es muy importante el primer año de vida) y menos calorías que la leche de su madre, además de llenar sus estomaguitos de algo (fibra) que en el futuro será muy útil pero ahora solo sirve para ocupar un sitio que no es demasiado grande, y  que impedirá la entrada de lo que verdaderamente importa: la leche de su mami (o leche adaptada si no ha tenido la suerte de recibir lactancia materna).

Por todos estos motivos, la mayoría de entidades profesionales y sociedades científicas, aconsejan que hasta los 6 meses, no se sustituya ninguna toma de leche por fruta, verdura u otro tipo de alimentos, porque su composición nutricional y su valor energético es claramente inferior a la ingesta de una toma de leche.

Con todo esto lo que quiero expresar es que endulzar con azúcar, galletas, o harinas de bebé (todas llevan azúcar aunque digan que no y os lo explica aquí Julio Basulto) no merece la pena, porque la fruta no es, de momento, una prioridad en la alimentación de un bebé. Sí, lo habéis entendido bien, la fruta no es un asunto de vida o muerte, cuando hablamos de la alimentación de un lactante de menos de 7-8 meses de vida. Eso no quiere decir que no se le pueda ofrecer a partir de los 6 meses y que pueda tomarla de manera diaria si así lo decide él mismo; hablaremos del famoso Baby-Led-Weaning en el próximo boletín de Eroski Consumer, además de invitaros a apuntaros a un taller de 4 horas que el Dietista-Nutricionista Julio Basulto impartirá sobre el tema, tanto en vivo como en streaming.

He visto también (además de naves ardiendo más allá de Orion, como expresa el replicante Roy, en Blade Runner) niños de 4 y 6 años que siguen comiendo diariamente potitos industriales de fruta (con contenidos terribles de azúcar añadido) desde los 4  meses de vida, creyendo la familia que estaban haciendo lo mejor para su vástago. Lo repito: no compensa comer fruta de esa manera. Si los padres y los hermanos mayores y los tíos y vecinos y los compañeros de guardería -o de cole- comen también fruta, al final, el niño los imitará y acabará comiendo fruta.

Toda esto os lo digo para reforzar las ideas expresadas en el último artículo que he escrito para Eroski Consumer en este primer mes del año, artículo que os acabará de despejar todas las dudas que aún puedan quedar sobre el tema. Ahí va el enlace:

http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/2017/01/11/224812.php

 

No hay comentarios

Dejar un comentario