Redes Sociales

Próximos Eventos

  1. Charla Nutrición Familiar en Castellón (Fundación Caixa-Castelló)

    Abril 5 @ 7:30 pm - 8:30 pm
  2. Encuentro con estudiantes de Castellón y provincia

    Abril 6 @ 12:00 am - 1:30 pm
  3. Conferencia Clausura II Jornadas de Pediatría Balear de AP

    Mayo 13 @ 12:00 am - 1:30 pm

Comprar el libro

Portada Tú Eliges Lo Que Comes

Combatir el sobrepeso infantil

Decir que los niños tienen sobrepeso porque no se mueven es falso e injusto, y sin embargo es el mensaje que durante años están lanzando las autoridades político-sanitarias y la industria alimentaria. Lo que sucede es que no se mueven lo suficiente porque tienen sobrepeso. No es justo esperar que los niños soporten la poderosa atracción que ejercen los productos repletos de azúcar y grasas, publicitados por todos los medios por ávidos expertos, y que invaden literalmente el espacio público y privado. Por todo ello, en este libro describo las sutiles trampas psicológicas que la poderosa industria alimentaria emplea en su publicidad y cómo diseña las estrategias de muchos programas de prevención (con la interesada connivencia de las políticas sanitarias), del problema que ella misma ha contribuido a crear. Margaret Chan, directora de la OMS y Julio Basulto, un gran dietista , lo exponen claramente en el siguiente enlace.

Licencia Creative Commons

Web de interés sanitario

Portada Tú Eliges Lo Que Comes
Arriba
Tú eliges lo que comes / General  / “MÁS VEGETALES, MENOS ANIMALES” : el nuevo libro de Julio Basulto y Juanjo Cáceres

“MÁS VEGETALES, MENOS ANIMALES” : el nuevo libro de Julio Basulto y Juanjo Cáceres

mas-vegetales-menos-animales-portadaDiversos menesteres me han tenido alejado del blog; entre ellos, la preparación del texto de la ponencia de una mesa redonda  sobre el Exceso de Peso Infantil ( EPI )  en el 14 Curso de la AEP-ap (no es la AEP de las galletas dinosaurus) que tendrá lugar el próximo 26 de febrero en Madrid. Pero he encontrado la excusa perfecta para retomarlo, y es que no quepo en mi gozo porque he acabado en unos días la lectura de un libro cuya publicación supone para mí una verdadera fiesta: por su oportunidad, por su temática y por su capacidad para acabar de convencerme de que el Cambio está cerca. Sí, he escrito Cambio con mayúscula porque este libro cambiará en muchas, muchísimas personas, el mito de que comer animales nos hizo más listos e inteligentes o de la necesidad imperiosa de comer proteínas animales porque si no nos vendrá una anemia galopante.

Este nuevo libro de Julio Basulto (el segundo con Juanjo Cáceres, doctor en historia e investigador de los aspectos sociológicos que se derivan de la alimentación y del deporte) hace el sexto de una saga que no tiene visos, por suerte para todos, de detenerse en este número. No voy a ocultar -es innecesario a estas alturas- que Julio es amigo mío, además de haberme entregado, como gran divulgador que es, enormes dosis de conocimientos prácticos y estudios, sino que también, y esto es más importante, me ha ayudado en estos últimos años a adquirir criterio para seleccionar, entre la maraña de publicaciones que circulan por las redes, aquellas que están realizadas con calidad, sensatez y exentas de conflictos de interés.

Estoy absolutamente seguro que “Más vegetales, menos animales” marcará un antes y un después en la bibliografía sobre nutrición, que ocupa los anaqueles de librerías y bibliotecas. ¿Por qué? Pues muy sencillo:  Julio y Juanjo  explican con una escogida, actual, numerosa y valiosa bibliografía, pero con claridad expositiva y sin grandilocuencia, las razones por las que las dietas vegetarianas, veganas, o aquellas en las que hay una gran  presencia de vegetales, no son una moda pasajera de jóvenes “algo obsesionados” con la alimentación saludable, el maltrato animal, el cambio climático y la paz universal, sino que este tipo de alimentación está marcando una tendencia imparable que se fundamenta en sólidos razonamientos basados en todo tipo de estudios.

Sin pretender dogmatizar ni convencer a nadie, en plan gurús de un paraíso perdido, en el que todos podríamos vivir 120 años rodeados de pájaros cantores y bondadosos felinos, los autores van desgranando capítulo por capítulo, párrafo por párrafo, todas las circunstancias históricas, climatológicas, geográficas y culturales que implican a los distintos modos de alimentarnos que hemos debido de adoptar ante los diferentes hábitats y comunidades sociales en las que el ser humano (y sus ancestros primates y homínidos) ha vivido.

Si apasionante es este amplio enfoque ecológico, sociológico, cultural y económico sobre las dietas basadas en los vegetales con poca presencia, o ninguna, de productos animales,  el desarrollo de todos los aspectos nutricionales en los que se sustenta el esqueleto interno del libro, es, sencillamente, un auténtico ejercicio de clarividencia insoslayable, porque sin perder en ningún momento el rigor académico que se le exige a una publicación científica, los autores saben explicar con ejemplos, metáforas, acrónimos  y citas de expertos y organizaciones de prestigio, asuntos tan serios, mediáticos y complejos, como la relación entre algunos tipos de cáncer y las carnes procesadas, la suplementación con vitamina B12 tanto en niños como en adultos veganos o vegetarianos ( y en personas mayores omnívoras) o la teórica superioridad de las proteínas animales sobre las vegetales.

Cuando comienzas a leer un libro en el que la introducción es todo un reto y un inteligente y divertido ejercicio docente, a modo de test, sabes, a ciencia cierta, que el resto no puede defraudar, y menos cuando, más adelante, se van derrumbando mitos como la curación con hierbitas y algas sanadoras o la incesante presencia de terapias milagrosas en los medios.

Además, los autores no titubean en afirmar que no todo el vegetarianismo es “orégano” cuando hablan de vegetales hiperprocesados (el azúcar sería uno de ellos y de él se habla ampliamente) o del “vegano” y tóxico alcohol; durante todo el libro se nos ofrecen  cuadros, graficas (originales en muchos casos) y advertencias que van desfilando entre sus más de 300 páginas (no se asuste el futuro lector ya que el precio del libro es, en relación a su valioso contenido, muy modesto; en realidad, no pasa del precio de un menú, a ser posible vegetariano o “casi-vegetariano”, un día normal en un restaurante normal).

No presuponen, J&J, en ningún momento, la pretendida superioridad moral y “ecológica” de la que presumen algunos vegetarianos, sino que de una manera totalmente neutral, sin alzar la voz, de manera serena y con una cantidad apabullante de estudios serios (55 hojas de bibliografía son su firma) exponen todas las razones por las que en la actualidad, la adopción de un cambio en nuestra selección de alimentos, comiendo menos animales o abandonando esta opción, puede ayudar al lector a gozar de más salud y a  tener una nueva relación con todos los animales con los que convivimos, pues es indiscutible que tienen, como nosotros, un sistema nervioso con la misma capacidad de padecer y sentir dolor en cualquiera de las fases por las que deben de pasar en la explotación ganadera y avícola;  y, si estas premisas no acaban de convencerle, la lectura de este imprescindible libro le dará los argumentos necesarios para que piense que es posible dejar a nuestros descendientes un mundo mejor, sostenible y con más recursos.

Gracias, Julio y Juanjo, por haber escrito este libro.

Para adornar este post, he encontrado este poema de Gloria Fuertes en el que con su especial sensibilidad describe en unas líneas uno de los aspectos que se debaten en el libro:

 

 

No hay comentarios

Dejar un comentario